¡Llama ahora! 984 157 200

Ejercicios de calentamiento y estiramiento para la temporada de esquí

¿Hace tiempo que no practicas deportes de invierno? En ese caso, es muy probable que tanto tu musculatura como tus articulaciones no estén del todo listas para subirse a los esquís. Si quieres disfrutar de unas vacaciones tranquilas en la nieve, no te olvides de realizar ejercicios de calentamiento y estiramiento antes de salir a las pistas.

El arranque de la temporada está a la vuelta de la esquina y, a menos de un mes para que comiencen las vacaciones de invierno, son muchos los que ya han hecho sus reservas en las estaciones de esquí.

El frío y las bajas temperaturas propios de los deportes de invierno hacen que los músculos tiendan a contraerse y se produzca rigidez en las articulaciones. Lo que significa que, si salimos a correr y el mercurio registra pocos grados de temperatura, nuestras rodillas aguantarán más presión de la que ya soportan en condiciones de climatología normales, por lo que aumentará el riesgo de lesiones.

La rodilla es también la articulación más perjudicada cuando practicamos deportes de invierno como el esquí. Según afirman los especialistas, las lesiones de rodilla suponen cerca de un tercio del total de los traumatismos que sufren los usuarios de los esquís.

Los beneficios de practicar este deporte son muchos, pero si no queremos lesionarnos nada más llegar, es importante realizar previamente ejercicios de calentamiento y estiramiento con el objetivo de preparar y fortalecer el cuerpo.

Ejercicios de calentamiento y estiramiento previos a la actividad de esquí

1.- Con la punta del pie en el suelo, hacemos movimientos circulares con los tobillos en los dos sentidos.

2.- Repetimos esos movimientos circulares con las rodillas. Para ello, deben estar ligeramente flexionadas.

3.- Colocamos las dos piernas separadas a la altura de las caderas e intentamos hacer el gesto de sentarnos en la silla lentamente y con la espalda lo más recta posible. Lo más importante es que las rodillas no sobrepasen la punta del pie.

4.- Colocamos de nuevo las dos piernas separadas, pero, en esta ocasión, a la anchura de los hombros y, con las manos en la cintura, realizamos una zancada lateral manteniendo la espalda recta. La pierna del lado hacia donde hacemos la zancada se flexiona no más de 90º y la pierna del lado contrario se deja estirada.

Si notas alguna molestia o dolor una vez terminada la sesión de esquí, no olvides utilizar ActiPatch®. Colócalo en la zona dañada y déjalo actuar. Pronto notarás que la inflamación y el dolor han desaparecido.

¿Quieres saber cómo funciona ActiPatch® y sus distintos usos? Llámanos o pregunta en tu farmacia más cercana.

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies