¡Llama ahora! 984 157 200

¿Cómo curar la fascitis plantar?

La fascitis plantar se produce por lo general a consecuencia de una sobrecarga de la fascia plantar, ese tejido grueso que tenemos en la planta del pie y que conecta el calcáneo a los dedos, creando el arco del pie. Está diseñada para absorber toda esa presión y esfuerzo que exigimos a nuestros pies en nuestra rutina diaria, entrenamiento, etc. Sin embargo, a veces tanta presión puede dañar los tejidos, inflamándolos. ¿Qué hacer cuando esto ocurre? ¿Cómo curar la fascitis plantar?

Esa hinchazón de la fascia plantar es lo que propicia la aparición de dolor en la base del pie, cerca del talón, resultando realmente molesto, incluso al caminar.

Por lo general, se trata de una patología que se da con frecuencia en deportistas: runners, futbolistas, etc.; pero también puede aparecer en personas que no practican deporte, sobre todo a partir de los 45 años, ya que a medida que envejecemos, la fascia plantar va perdiendo elasticidad. Además, la capa de grasa presente en esta zona del pie, encargada de amortiguar gran parte del impacto, disminuye y la musculatura que participa en el movimiento del pie ve también mermada su fuerza.

Cómo curar la fascitis plantar: pasos a dar

La inflamación de la fascia plantar es la principal causa de las molestias que sufren la mayoría de las personas con esta dolencia. Esta se puede tratar de muchas formas, aunque una de las más efectivas es a través del uso de tecnología de pulsos electromagnéticos como ActiPatch®.

El dispositivo consta de una pequeña batería y un aro dentro del cual se emiten campos
electromagnéticos, penetrando profundamente en la zona lesionada sin producir ninguna
sensación sobre el cuerpo (ni calor, ni vibración). Esta terapia consigue reducir el dolor a su mínima expresión, por lo que no es necesario el uso de medicación. Con ActiPatch® las molestias desaparecen y los afectados por fascitis plantar recuperan en un periodo corto de tiempo la total movilidad de sus pies.

Gracias a este dispositivo personal, cualquier persona con este problema podrá tratarlo en su propia casa con la tecnología adecuada.

Una vez que el dolor y la inflamación han desaparecido, será necesario dar con el origen del aumento de la tensión generada en la fascia plantar para que no se repita. La forma del pie o la forma de pisar son algunos de los factores que pueden hacernos más propensos a padecer esta patología. Los pies cavos (arqueamiento del empeine que hace que este se encuentre más elevado de lo habitual), por ejemplo, tienen más predisposición a sufrir este tipo de lesiones. Si es tu caso, no dudes en consultar a tu médico.

Para más información sobre cómo se usa ActiPatch®, contacta con nosotros en www.actipatch.es/contacto o acércate a tu farmacia más cercana. 

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies