¡Llama ahora! 984 157 200

Consejos para reducir el dolor de nuestras articulaciones

¿Eres de los que notan un aumento del dolor en las articulaciones de las manos y pies cuando cambian las temperaturas? La primavera es, por lo general, una época de temperaturas muy cambiantes y de mucha lluvia, por lo que no nos extraña tener que empezar el día bien abrigados y, a medida que se adentra la tarde, quitarnos capas y capas de ropa por estar sudando la gota gorda. Cambios que, sin duda, no le son ajenos al organismo.

Seguro que tú también habrás escuchado en algún momento de tu vida a algún familiar o conocido con algún tipo de artritis afirmar que su dolor articular ha aumentado con el mal tiempo. Pero ¿hasta qué punto es cierto? ¿Será verdad que existe algún vínculo entre los cambios de clima y el dolor en nuestras articulaciones?

Hasta la fecha, la ciencia no ha podido corroborar tal relación. Solo son hipótesis, y la que más peso ha adquirido en los últimos años es la que señala a los cambios de presión barométrica como los causantes de ese aumento de dolor en las articulaciones. Una conclusión a la que llegaron varios estudios, como el que publicó en 2007 la revista médica American Journal of Medicine. Según el cual, la disminución de la presión barométrica producida durante las lluvias y tormentas sería la responsable de ese incremento del dolor.

En el estudio se analizaron a 200 individuos con osteoartritis que vivían en diferentes zonas de Estados Unidos. Durante 3 meses, llevaron a cabo un seguimiento de sus dolores articulares de rodilla, teniendo en cuenta factores como el de la temperatura, la presión atmosférica, el punto de rocío, la humedad y la lluvia.

Aunque solo sea una hipótesis y científicamente no se haya demostrado la existencia de una relación clara entre el clima y el dolor articular, no se puede descartar y mucho menos obviar, ya que existe un grupo importante de personas que asegura sentir dicho dolor con los cambios de clima.

Cómo reducir el dolor en las articulaciones de manos y pies

1.- Ejercicio físico moderado

Tanto la inactividad como el exceso de ejercicio físico pueden resultar perjudiciales para cualquier persona y en especial, para aquellos usuarios que sufren ciertas patologías causantes de dolor crónico. Desde la Sociedad Española del Dolor y desde, AvanFarma, distribuidor oficial de ActiPatch® en España y Portugal, recomendamos en estos casos llevar a cabo un ejercicio personalizado, progresivo y supervisado. Recuerda que el cuerpo cambia con los años y si no se cuida correctamente, los músculos y articulaciones se resentirán.

2.- Un buen descanso

¿Sabías que un mal descanso puede conducir a adoptar malas posturas corporales y viceversa? Como ya habrás oído en más de una ocasión, el sueño es reparador y si no descansamos lo suficiente, nuestros huesos y articulaciones se verán también afectadas.

3.- Uso de ActiPatch®

Se trata de un novedoso microdispositivo terapéutico de uso personal que libera una corriente eléctrica pulsada, generando calor en la zona dañada. Al combinar ambos efectos se consigue aliviar ese dolor muscular y articular del que se aquejan los pacientes, quienes experimentan una pronta mejoría.

ActiPatch® lleva años comercializándose en otros países, donde se han realizado ensayos clínicos que han demostrado su eficacia frente a otros tratamientos. En la actualidad, ya está disponible en nuestro país, y lo mejor de todo es que para probarlo no se necesita receta médica.

Acércate a tu farmacia más cercana y pregunta por todos los usos que le puedes dar a ActiPatch®. Si deseas saber más sobre los beneficios que ofrece este sistema basado en tecnología de radiofrecuencia pulsada de onda corta, no dudes en consultarnos.

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies