¡Llama ahora! 984 157 200

Consecuencias de la COVID-19 en los pacientes con fibromialgia y dolor de espalda

Un día no es suficiente para dar visibilidad a una enfermedad que puede estar afectando a más de un millón de personas en España. Sus síntomas no se ven, pero sí se sufren: dolor de cabeza, dolor muscular, rigidez, fatiga… Estos síntomas pueden aparecer, desaparecer o variar a lo largo de los años; sin embargo, es bastante habitual entre los pacientes con fibromialgia tener dolor lumbar.

Es cierto que casi todo el mundo experimenta en algún momento de su vida malestar en esta zona del cuerpo, pero ese dolor lumbar se convierte en un dolor casi diario entre los que padecen esta enfermedad. De hecho, podría decirse que fibromialgia y dolor de espalda son dos conceptos que prácticamente van de la mano.     

Por propia experiencia sabemos que el dolor de espalda se debe, a menudo, a una tensión muscular, pero también puede estar relacionado con un disco herniado, artritis, artrosis… condiciones que también presentan quienes sufren fibromialgia.

Inmovilización prolongada: fibromialgia y dolor de espalda

Con motivo de la pandemia del coronavirus, nos hemos visto obligados a un confinamiento forzado y a una vida más sedentaria, lo que está repercutiendo de manera negativa en nuestro cuerpo. ¿También entre los enfermos de fibromialgia?

Según Antonio Collado Cruz, presidente de la Sociedad Española de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica (SEFIFAC), los pacientes con esta enfermedad crónica suelen estar acostumbrados a un menor nivel de movilidad y de desplazamientos, pero las condiciones de confinamiento total han supuesto una inmovilización prolongada y un aumento de las cargas emocionales, lo que puede provocar a su vez un empeoramiento de la enfermedad y su sintomatología.

En la entrevista que concedió a la Agencia EFE, el doctor Collado señaló también algunas ventajas. Por ejemplo: con la implantación del teletrabajo, muchas de las personas que padecen fibromialgia han tenido mayor facilidad para adaptarse a los descansos y al cambio postural, evitando posiciones excesivamente prolongadas.

Asimismo, hizo hincapié en las medidas preventivas que deben adoptar estas personas por considerarse una población vulnerable.

El futuro de la fibromialgia

En el artículo cómo actuar ante una crisis de dolor de fibromialgia ya explicamos que, ante la falta de una cura definitiva, muchos tratan de paliar los síntomas con la ingesta de analgésicos, relajantes o antidepresivos. Una medida que desaconsejamos por los problemas de salud que puede acarrear a largo plazo. Sin embargo, lo que sí recomendamos a los pacientes con fibromialgia y fuertes dolores de espalda es el uso de ActiPatch®.

Se trata de un microdispositivo terapéutico que combate los dolores agudos y de larga duración gracias a su avanzada tecnología. Al penetrar en la zona dañada, consigue reducir la inflamación causante del dolor y de la rigidez y reparar las células que han resultado lesionadas.

Basta con colocar ActiPatch® sobre el foco del dolor (ya sea la espalda, las piernas, los brazos…) para que el usuario perciba una mejoría de su dolor muscular o articular.

Otra de las ventajas de este dispositivo es su reducido tamaño, que permite que pueda ser usado por cualquier persona en su casa.

¿Te gustaría probarlo? Recuerda que puedes comprarlo directamente en nuestra tienda online: www.avanfarma.com/actipatch/. ¡Nosotros te lo llevamos a casa!

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies