¡Llama ahora! 984 157 200

¿Por qué evitar el uso de opioides para tratar el dolor crónico?

El dolor crónico es ese invitado no deseado que se ha colado en un gran número de casas estas Navidades. Unas fechas muy señaladas que muchos están deseando pasar cuanto antes, ya que el dolor les impide disfrutar de las mismas. Para manejar ese dolor de huesos y articulaciones, ¿qué tratamiento es el más efectivo?

Los opioides son medicamentos que se suelen recetar para paliar el dolor crónico. Sin embargo, el mal uso de los fármacos o el abuso de estos está dando lugar a una situación muy preocupante que afecta a millones de personas en países como Estados Unidos y que en España se está convirtiendo en un gran problema.

Según un estudio publicado en la revista médica JAMA, el uso de opioides recetados a los pacientes con dolor crónico no relacionado con el cáncer puede ayudar, pero poco. A la misma conclusión llegó Jasson Busse, investigador del Instituto Michael G. DeGroote para la Investigación y Atención del Dolor en la Universidad McMaster, en Ontario, Canadá, quien asegura que los opioides no se han asociado con ninguna mejora importante en los pacientes con dolor crónico no relacionado con el cáncer.

En España, se sigue recetando el consumo de opioides a las personas con dolores en huesos y articulaciones persistentes en el tiempo y se hace, según el presidente de Socidrogalcohol y coordinador médico de la Unidad de Conductas Adictivas de Alcoy, Francisco Pascual, sin un control exhaustivo.

Sostiene que su ingesta puede resultar peligrosa y que no está indicada en contusiones o en enfermedades crónicas que no tienen cura como la artrosis o la fibromialgia, puesto que a la larga su consumo presentará más efectos secundarios que beneficios. Y si su ingesta se prolonga más allá de los 3 meses, tiempo máximo que recomiendan los expertos, los pacientes corren el riesgo de engancharse a su consumo.

Cómo calmar el dolor de huesos y articulaciones: tratamiento

Los estudios que se han realizado al mismo tiempo en el Reino Unido han demostrado que nuestro microdispositivo terapéutico ActiPatch® puede ser un remedio no farmacológico muy útil para controlar esos dolores que afectan a los huesos, a las articulaciones y a los músculos y que en ocasiones son de carácter severo.

El estudio fue publicado por FSG (Future Science Group), una publicación centrada en investigación médica, biotecnológica y científica de vanguardia, probó la eficacia de nuestro dispositivo de radiofrecuencia para tratar el dolor musculoesquelético localizado.

ActiPatch® no produce calor ni ninguna sensación extraña y se puede usar las 24 horas del día. Además, ya está disponible en farmacias.

Si tienes dudas sobre su uso o beneficios, en nuestra web encontrarás toda la información que necesitas.

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies